Steve Jobs: Sobre la capacidad de alcanzar tus sueños

Hace poco volví a leer la biografía de Steve Job. Ya sabes, Steve fue un gigante de los negocios, de la tecnología y un líder sin igual. La primera vez que leí sobre su trabajo yo tenía 13 años, y la primera vez que vi un Mac con mis propios ojos apenas tenía 15.

Había leído su biografía hace unos años, pero para sacar el máximo provecho a los libros me gusta leerlos más de una vez, o mejor aun, leerlos y luego escucharlos en formato de audio libro. Esta vez decidí escucharlo para energizar mi inspiración y ayudarme a mi mismo a sintonizarme con mi misión de vida.

A partir de esta biografía quiero compartir contigo 11 elementos del increíble Steve, cofundador de la compañía más valiosa del planeta en este momento: Apple !

1. No aceptaba lo que creían las mayorías, así fuese “verdad”

Como estudiante Jobs lo cuestionó todo, era su naturaleza; necesitaba entenderlo todo, era muy curioso, era extraordinariamente rebelde. Y era lo suficientemente fuerte como para pensar siempre por sí mismo más allá de lo que le dijeran los demás.

2. Curvaba la realidad y luego se creía su propia versión

Jobs veía cosas que pocos podrían percibir. Vio la increíble unión de la informática con la música y el internet que nos llevó al iPod y luego a lo que hoy llamamos Apple Music, Deezer o Spotify. Algunos dicen que era “un ser iluminado que también podría ser cruel”. Decían que el creaba un “campo de distorsión de la realidad”. Y que usaba esta habilidad de forma excepcional convenciendo a todo el que le rodeaba de sus ideas por más extrañas que parecieran.

3. Unía la tecnología con la poesía

Sus amigos dicen que Steve era una combinación rara: Un pirata informático y un poeta hippie. Trabajó en HP y Atari (Si no sabes quién fue Atari te has perdido de una de las más increíbles empresas del mundo tecnológico, lee sobre ellos en Google). También viajó a la India para buscar un gurú espiritual, ayunó durante largos períodos y leyó grandes cantidades de poesía… y si, también consumió interesantes cantidades de LSD.

4. Ante todo se enfocaba en la belleza de las cosas

Steve en su casa sin muebles

Tener la perspicacia para percibir lo que es bello y mágico es un talento inusual y Steve lo tenía. Estaba obsesionado con la creación de productos que no solo funcionaran bien sino que fueran extremadamente hermosos. Al construir el iPhone, le pidió a su equipo de diseño que hiciera los iconos más hermosos que pudieran imaginar, imaginaba que los usuarios querrían “comerse” la pantalla. De hecho, dicen que Steve Jobs era mucho más brillante para la belleza (Artes Liberales) que para la informática.

Durante mucho tiempo no tuvo muebles en su casa y decía a sus amigos que era porque no encontraba el “sofá perfecto”.

5. Era un perfeccionista obsesivo

Un ex compañero de Steve dijo que en gran parte su genialidad radicaba en su capacidad para detectar defectos o errores al instante, a una velocidad asombrosa. Sus productos necesitaban tener una UX (User eXperience) cuasi perfecta. Todos los dispositivos tenían que funcionar de manera excelente, todo lo que venía de Jobs tenía que ser nada menos que digno de asombro.

6. No le importaban las opiniones de los demás

Steve fue arrogante desde pequeño. Sus padres le dijeron que era especial y se lo creyó. Así que siempre pensó que él era la persona más inteligente en cualquier sala. Cuando trabajó en Atari se burlaba de las ideas de ingenieros con más experiencia que el y los llamaba “idiotas apestosos”. Por supuesto yo no aplaudo este tipo de comportamiento, solo te lo cuento como parte de lo que hizo que Steve Jobs fuese Steve Jobs.

7. Steve era pura pasión

La pasión es el principal combustible de las hazañas excepcionales y Steve tenia toneladas de pasión, pero también vivía enojado permanente porque sus padres lo hubiesen dado en adopción, así que también era dramático e insensible a la vez. Dicen que los virtuosos suelen ser personas complejas, y lo que los hace grande a menudo también los hace inadaptados a los ojos de la mayoría.

8. Un dictador encantador

Steve podía encantar, era un maestro de la seducción cuando se trataba de perseguir sus propios sueños. Sabía como ser el dueño del escenario y robar el centro de atención cuando lo necesitaba. Sabía exactamente lo que quería y uso sus habilidades para forjar la primera compañía en la historia que ha llegado a valer más de un billón de dólares.

9. Podía ser generoso y a la vez despiadado

Cuando una vez robaron a un amigo durante un viaje, Jobs pagó sus comidas y el resto de sus gastos de viaje, hasta le dio los US$100 que tenía en el bolsillo, si, todo el dinero que tenía. Sin embargo, cuando Apple salió a bolsa, este mismo amigo, que también era su empleado, no recibió ni una acción de la compañía. Steve creía profundamente en el mérito individual, es decir, que cada persona debía ganarse el equivalente de lo que entregaba como valor a los demás.

10. Sabía cómo montar un espectáculo

El encantador concepto “One more thing” de Steve Jobs

¿No has visto una presentación de productos de Apple? De lo que te has perdido mi amigo… Steve redefinió la forma de mostrar el trabajo de una empresa, de algún modo se convirtió en un mago del escenario.

11. Soñaba con un mundo mejor

Antes que nada Steve Jobs era un hippie de corazón, uno que quería hacer cosas increíbles en el mundo. Un soñador que se mantuvo implacablemente fiel a sus ideales. Estaba roto por dentro, y ¿quién no?… sin embargo, en su esencia, lo que más lo motivaba era la idea de ayudar a construir un mundo mejor.

“Ser el hombre más rico del cementerio no significa nada para mí. Irme a la cama por las noches sabiendo que hice algo extraordinario es lo que más me importa.”

Steve Jobs

Admito que sin conocerlo en persona extraño a Steve, creo que éramos amigos sólo que el no lo sabía. Extraño sus presentaciones, extraño su toque en los productos de Apple que admiro desde que era un adolescente… y creo que el mundo si llegó a ser un lugar mejor gracias a él (y a la música de Michael Jackson, aunque ese es otro tema).

Espero que estas historias te motiven a encontrar lo mejor de ti, como me motivan a mi. Me parece fantástico saber que no hace falta ser perfecto para lograr los objetivos y ni siquiera para cambiar el mundo. 

Hoy quería compartir contigo esta experiencia e intentar contagiarte el deseo de aprender de gente fantástica, pero no sólo de sus éxitos sino también de sus errores, defectos y fracasos. Creo que un ejemplo como el de Steve Jobs puede ser inmensamente valioso para tu vida profesional y personal.

Durante los últimos años dedico mucho tiempo a aprender lo que hacen los grandes, los mejores, lo que están transformando el mundo… y es esa la pasión que me ayuda a despertar por las mañanas, la misma quiero llegar un día poder infundir en nuestro equipo. Si esto que te comento es demasiado para ti, lo entiendo, pero si te apasiona tanto como a mi, trabaja duro conmigo aunque te duelan horriblemente los músculos del “ego”.. sólo no te dejes convencer del fracaso anticipado que pregonan los que no sueñan con el éxito. 

El mundo está lleno de personas fantásticas pero también de mediocres que intentarán convencerte de que no puedes, o de que te exiges demasiado… al final recuerda que cualquiera de las dos opciones que elijas resultará ser tu realidad.

Steve Jobs, Richard Branson, Elon Musk, Jeff Bezos, Reid Hoffman, Mark Zuckerberg, Kevin Systrom, Steve Chen, Uri Levine,… todos son seres humanos como tu, y como yo. Sólo que se han propuesto trabajar duro y creer en si mismos hasta lograr cosas como: Apple, Virgin, Tesla, LinkedIn, Facebook, Instagram, YouTube o Waze. ¿Y qué los movió? La pasión, la fé en lo que son capaces de lograr, el no desfallecer ni siquiera en los momentos más difíciles, y en jamás creerle a los que dicen que no se puede.

Este es el tipo de gente que me motiva a seguir, y busco gente como ellos que se deje contagiar de la creencia de que podemos lograrlo todo y mucho más… si estas dispuesto a lograrlo, estás en el lugar correcto, de otro modo… ya sabes lo que tienes que hacer: identifica la puerta con el rótulo “salida y continúa tu camino en paz, pero eso si, no cuentes conmigo.

Pero si te la crees, si crees que podemos ser como Steve o estos personajes que mencioné más arriba, entonces no te quedes callado, crea la algarabía mas grande que puedas y déjame saber a mi y a todo el que te rodea que este es el tipo de pasión que motiva tu corazón, jamás te avergüences de expresar lo que te motiva, llena tu corazón y te hace feliz. 

El objetivo no es sólo la meta, también lo es el camino.

Alfred Certain

By |2018-09-23T22:02:58+00:00septiembre 23rd, 2018|Estrategias, Marketing, Negocios, Ventas|1 Comment

About the Author:

One Comment

  1. José Torres 24 septiembre, 2018 at 12:17 pm - Reply

    Como visionario, fue un gran personaje, como todos con sus defectos y sus virtudes, como todos los empresarios exitosos creó su propio mundo, del cual hoy por hoy vemos en sus productos, como persona tenia sus defectos. Pero nos sirve en lo positivo para entender que de la persistencia y del perfeccionismo se crean grandes cosas…

Leave A Comment

Este sitio web usa Cookies para mejorar la experiencia del usuario. Ok